Dinero infinito, Japón entra en una nueva fase de su eterna crisis

Fuente: elblogsalmon.com
La situación económica japonesa resulta dramática en varios aspectos económicos (y socioeconómicos) más que relevantes. Los indicadores nipones llevan literalmente décadas sumidos en un contínuo y languideciente letargo económico, del cual ya no saben bien qué hacer para despertar. Primero fue un tímido e inaugural QE, y luego ya se pasó a la Abenomics, aquella masiva política de expansión monetaria que no ha conseguido gran cosa, e incluso, en algunos aspectos, más bien ha empeorado la situación. Y tras aquel fracaso, que no ha conseguido insuflar apenas pulsaciones en el electrocardiograma de este paciente en situación crítica, los ciudadanos se vuelven de nuevo hacia sus dirigentes exigiendo una respuesta a su lógico "¿Y ahora qué?".
Ya saben lo peligrosamente creativos que pueden llegar a ser los políticos cuando les exigen hacer algo de cara a las próximas elecciones, pero posiblemente ellos no sean los que tengan que lidiar con las funestas consecuencias a largo plazo de sus ocurrencias. Ahora Japón se propone imprimir dinero infinito, analizaremos hoy con ustedes si esto se trata de una nueva y peligrosa huída hacia adelante, o si por el contrario puede ser el bálsamo del tigre para todos los males que aquejan a la economía del sol naciente.