Lecciones de una década perdida

Fuente: eleconomista.es

Todo comenzó un 9 de agosto de 2007, cuando BNP Paribas suspendió tres fondos inmobiliarios porque no podía determinar su valoración. La noticia pasó en general desapercibida. Excepto para los medios especializados, como elEconomista. Un año después, la caída de Lehman Brothers fue el pistoletazo para lo que la mayoría de los economistas denominan como la Gran Recesión.

Anuncios

Roubini: “En la próxima crisis, los bancos centrales sólo tendrán cuatro opciones” 

Fuente: www.eleconomista.esNouriel Roubini, profesor de Finanzas y Economía en la Universidad de Nueva York, cree que los bancos centrales están viendo reducido su abanico de opciones para luchar contra las recesiones a medida que pasa el tiempo. El tipo de interés natural (el coherente con el pleno empleo y una inflación constante) está cayendo en Occidente y los banqueros centrales se quedan sin herramientas y las que tienen no están exentas de riesgos y costes. | El fin de la fiesta de los bancos centrales: no podrán evitar la próxima recesión

El BCE se adentra en territorio inexplorado Draghi baja los tipos de interés al 0,25%, mínimo histórico, y abre la puerta a futuras medidas extraordinarias. Reacciona ante una recuperación “lenta” y llena de riesgos

20131109-134634.jpg

Esa palabra que empieza por D. Obsesionados desde tiempos inmemoriales con el control de la inflación, los bancos centrales solo temen por igual a un extraño animal económico, esa palabra que empieza por D: la deflación, una caída general y prolongada del nivel de precios muy difícil de combatir y, en algunos círculos, incluso de nombrar. Europa está aún lejos de la temida deflación, pero el Banco Central Europeo empieza a verle las orejas al lobo. Su presidente, Mario Draghi, anunció este jueves contra todo pronóstico una rebaja de los tipos de interés oficiales, hasta el 0,25%, decidida sin unanimidad.

Se trata de un nuevo mínimo histórico, que se explica por la multiplicidad de riesgos que aún acechan a la deprimida zona euro. Draghi destacó uno en particular: “No creo que Europa vaya a experimentar una deflación a la japonesa, pero esperamos una inflación baja durante un largo periodo de tiempo”. Y lo más inquietante: ante la posibilidad de que las cosas vayan a peor, abrió la puerta a futuras medidas extraordinarias, que adentrarían a la institución en territorio inexplorado.

Consulta la noticia

20131109-134653.jpg